PAGINA DE ILUSIONISMO

/

sábado, 20 de febrero de 2016

Despedirse, irse, desandar, y andar de nuevo: Patios de la estación Cuernavaca








Nos juntamos para leer lo escrito en diciembre por el colectivo (Amadeus, Juan Manuel y Jessica), en el libro de despedida de las experiencias comunitarias en Patios de la Estación, con el truncado acompañamiento de Javier Encina. Antes platicar, compartir por qué nos vamos, sobre nuestras saludes,decir salud con un mezcalito de Huitzi,comer,reírnos de la muerte y lo caro que está morirse, comer ese puerquito en salsa roja con frijolitos negros, reírse más, y al final acordar seguir trabajando juntos en otros lugares, cuesta despedirse...

Sin buscarlo, la despedida se ha dado en encuentros sencillos y cotidianos, entre platicas, comida y bebida, compartimos los libros de despedida, que asaltan la memoria para darnos recuerdos de lo vivido durante los 4 años juntos. En la conversación recordamos personas que estuvieron durante este proceso, como los estudiantes de psicología y trabajo social de la UAEM, a Mafer, y a Ivette también, con las ideas y el trabajo que hicieron. Nos enteramos que el librote de historias orales se sigue presentando a las personas que van de visita. 
Recordamos, el trabajo que se hizo para recuperar los pocitos, unos lavaderos abandonados en la comunidad, que con el ánimo y el trabajo de las personas se transformó  y se pavimentó la misma calle donde se ubican los pocitos.
Y en algún momento de la platica, volvemos a las preguntas, ¿Por qué nos vamos? ¿A dónde nos vamos?, hablamos de la importancia que para nosotros como colectivo tiene el "irnos"(que no es un adiós permanente) de la comunidad, las personas hicieron diferentes cosas durante estos años, que nosotros compartimos con ellos, aunque cada uno en diferentes pero compartidos momentos. Pero hemos llegado ya al momento de irnos, y que la gente siga haciendo cosas, lo que llamamos autogestión, explicamos que al quedarnos más tiempo no estaríamos haciendo autogestión. 
Después de comentarlo un rato, entre bromas, risas y varios sentimientos de por medio por las relaciones que se tejieron durante este tiempo, llegamos a la conclusión de que es necesaria (aunque tal vez no tan deseada) esta despedida. 
Nos vamos no sin antes acordar, volver a encontrarnos pronto. 

lunes, 15 de febrero de 2016

Despues del 14 de febrero

El reencuentro con Jessica y Amadeus, la reflexión colectiva sobre las formas de relacionarnos en las comunidades, los grupos, las personas, el poder, los usos y costumbres, la posibilidad de aportar a estos temas desde la práctica cotidiana, desde la vida cotidiana. La mirada echada hacia adelante desde los tres, mirada colectiva.

Luego la caminata, el puente prometido,  con un arroyo cargado de aguas negras mezcladas con agua de los volcanes, antes La Cabaña y su jardín y alberca para eventos sociales y la tremenda parota que existe en la colonia aledaña Granjas, por donde anduvimos buscando el puente, la combinación, mezcla de casas-bunker y de casas todas de lámina, la avenida 10 de Abril, lindero de la colonia Estrada Cajigal, aún con la oferta de arreglos florales con orquídeas anturios y otras flores y,  la buena comida de quesadillas y gorditas con agua de piña, el regreso, la reiterada vista de coches de exhibición.



viernes, 12 de febrero de 2016

Balbuceos de autogestión como forma de nutrir la esperanza

 
 
 
Los compañeros-familia de la Estación y el Texcal, Guadalupe Ponciano Herrera estuvieron esta semana en el plantón de la universidad solidarizándose con la UAEM, pero sobre todo con los amigos que han hecho a través de la relación con las maestros y estudiantes. El miércoles ya andaban Lupita, Javier y su familia en Temixco en la segunda Gratisferia que hace la escuela. Eso me alienta a pensar que no necesitamos empujar, concientizar a la gente a ir más allá de su, comunidad "proyecto" o entorno. La forma en que hemos llevado, animado los procesos va dando eso. Fue fabuloso llegar a las 11 a la Gratisferia del domingo (a propósito, Jessi ya andaba por ahí) Jessica Ortega y ver como las personas de la comunidad ya habían preparado eso y estaban en plena convivencia. Un abrazo y sería bonito que compartieras esto con Howard, agradeciendo su confianza en lo que hicimos y que queremos seguir dinamizando.
 

 

Continuación del Mapeo Intuitivo


Hace un par de días nos hayamos vagabundeando en las calles pretéritas de la Col. Vicente Estrada Cajigal con el fin de seguir encontrando formas de comunidad en dicho lugar, pero además, de poder ser sorprendidos por la vida en algo que va siendo una filosofía implícita en el grupo.

Es sorprendente cómo se puede asumir que por ser un lugar con muchos locales (hay cerca de unos 20 de refacciones de autos) se tenga una concepción errónea de que la gente no sale de sus casas a convivir o que quizá al haber tantos establecimientos la vida comunitaria está delegada a otros espacios y a otros momentos. Súmenle que a la par de ello, muchas de las casas se encuentran cercadas y con vallas de púas. Agréguele también que está a las espaldas de una vía muy transitada y varios centros comerciales. Échele la pizca del estigma.

Vaya sorpresa de encontrar que a la par del ceñimiento de la industria, de la inseguridad, del estigma de la colonia (se roban muchos coches), de la vías rápidas que no permiten a los aventureros pararse a ver, existen movimientos hacia dentro. Existe una vida secreta dentro de la comunidad, no creo que celosa, sino que va resistiendo los envistes de la vida rápida y presente.
Existe un tianguis que se convoca a las espaldas de la Escuela Preparatoria # 1 de la UAEM y que nos ha demostrado, una vez más, que el mercado aún le pertenece a las personas y que la necesidad/opresión hace que surjan flores silvestres entre tantas plantas de ornato.

Así pues, a veces, cuando la vida nos lo permite, nos dejamos llevar como las plumas en la brisa: ansiosos de saber qué nos espera del otro lado.



CONTINUARÁ…

miércoles, 27 de enero de 2016

Taller (conversatorio) sobre Liderazgo

25 de Enero del 2016

Hoy asistimos a un taller organizado por la fundación comunidad sobre liderazgo. Se invitó en un primer momento a representantes de las organizaciones o colectivos que comparten el trabajo con dicha organización.

A manera de expresión muy personal, una breve reseña de lo ocurrido:
El taller se motivó y fue encaminado por Erik y su padre, Howard, quien en muy grata sorpresa se mostraron en todo momento, sí con el afán de cumplir un protocolo (preséntense, hablemos de tal cosa, etc.), dispuestos a escuchar y dar pincelazos de una creación in situ, más allá de las formas tradicionales de imponer explícita o implícitamente el tópico del cartel que circuló por las entrañas de Facebook. Un ejemplo burdo de esto sería: está lindo cómo abordas el tema, pero la cosa no es por ahí… o El liderazgo proviene del Latín, o del griego, o de la cultura que haya ganado ese round de la palabra tal… y significa…

Luego de las presentaciones, Howard dio una breve explicación de lo que para él es la forma más cercana a la definición de lo que podría ser un sentido de vida. Lo explico con un pizarrón, con unas flechas carmesí y un plumón en mano. Que eso de la sencillez se adquiere con la edad, dicen. Su opinión partía de que el humano es un cúmulo de fuerzas que están en constante intercambio entre el presente (lo que soy/pretendo ser), pasado (fui) y futuro (seré/anhelo) y que por consenso de a uno sólo (ja) se decide cómo y de qué manera vivir. Ojo, que para todo esto se dé, se comparte la idea de que no navegamos en la deriva a ver qué nos toca, sino más bien, las relaciones con las personas van añadiendo más piedritas o agua a nuestro cántaro de muerte.

De ahí, surgió un ejercicio en el que nos tocó juntar equipos y nombrar qué podría, o quizás no, tener un liderazgo como cualidades y habilidades. Y fue interesante no por el hecho de haber llenado una pizarra con 50 palabras distintas, sino por conocer la opinión de las personas que hasta ese momento estaban como yo, a la expectativa.

Cuando comenzamos a hablar, quedé impresionado. Me había hecho una falsa idea. Yo asumí que esas personas por ser y pertenecer a una institución habían adoptado formas de “dirigir” los proyectos hacia los constructos muy en boga: progreso, éxito, entre otros. Pensaba que su construcción se ceñiría a la definición antiquísima de un líder y las formas de aporrar al ganado…
Cual grata mi sorpresa, que sólo la soberbia había nublado mi juicio.
Muchas de esas personas compartían el hecho de liderar sin mandar, o de liderar sabiéndote equivocar o hasta de liderar sin liderar, cediendo el poder. Algunxs hasta posibilitaron la idea de acompañarnos y en nuestra infinita imperfección alentar el liderazgo o recoserlo en otrxs.
También se abordó la inquietud de que si era necesario nombrarlo de esa forma ¿Será que ya se le pasó su fecha de caducidad a las formas de liderazgo que conocíamos? ¿Será que podemos alumbrar formas diferentes de tomar decisiones? Y es que los tiempos cambian, y nuestras palabras se van haciendo viejas y añejas. Anhelantes de cambios.

La experiencia fue interesante en el aspecto de conocer formas diferentes de lo que nosotrxs hemos venido adoptando (desempoderamiento) y las formas que utiliza la banda para nombrar algo, y ponerlo en juego a la hora de hacer el trabajo comunitario. Además de que va nutriendo nuestro cultivo académico.

Sin más que contar, es todo lo que puedo compartir. 
Muchas gracias por su tiempo.



domingo, 17 de enero de 2016

El nominado Mapeo Intuitivo: Encuentros

Este lunes haremos mapeo intuitivo de la colonia Estrada Cajigal en Jiutepec, la semana pasada caminamos por el lugar, encontrando personas, lugares, plantas, preguntas.


miércoles, 13 de enero de 2016

Hola

Hola: 13 de enero, por encontrarme con Ivis,disfrutando de los encuentros de estos dos días en ALEM, la colonia Estrada Cajigal y El Texcal. Agradecido de haber vivido , convivido, conbebido, concomido, creado, recreado historias pequeñas,alegres, fuera de la estadística tal vez pero abono a esperanzas y nutrientes de vida,mientra ésta...muere.